mail Facebook twitter

Avenida Santa Fe 2528- C.A.B.A (011) 4826 - 6484

Lunes a Viernes - 9:00 a 20:00 Sábados - 9:00 a 13:00

COMO AGILIZAR TU VISITA A LA FARMACIA: 10 CONSEJOS UTILES

Es una realidad: más tarde o más temprano, todos tenemos que pasar por la farmacia. Ya sea para comprar un analgésico, o porque tenemos que comprar algún medicamento luego de la consulta al médico, o simplemente, porque tenemos que retirar medicación crónica todos los meses. La velocidad y la calidad de nuestro paso por la farmacia va a depender de varios factores propios del local (sistema de gestión, calidad y celeridad de los empleados, etc.) pero además, hay ciertos factores que se pueden controlar antes para evitar una experiencia frustrante ir a comprar.
Desde Farmacia San Fernando, te vamos a dar 10 consejos para que tu experiencia a la hora de visitar la farmacia sea lo más satisfactoria posible.
¡Comencemos!

1 – DESPEJAR TODAS LAS DUDAS EN LA CONSULTA CON EL MEDICOpexels-photo-433635

Es muy importante que, como paciente, puedas plantearle todas tus inquietudes a tu médico o médica. Nadie está mejor capacitado para guiarte y asesorarte en un tratamiento específico que el mismo médico que hace la prescripción.
Te recomendamos que elijas doctores en quienes confíes y puedas sentirte cómodo o cómoda a la hora de plantearle tus dudas. Por ejemplo, si el medicamento que prescribe puede tener contraindicaciones; si ya estás tomando otros medicamentos, en qué forma influiría agregar otra medicación; si te recomienda alguna marca en particular; etc.
Lo más importante de este punto, es dejar en claro que, si bien el farmacéutico puede aconsejar o responder dudas sobre medicamentos, no participa de forma activa del seguimiento de un tratamiento y, por ende, no puede responder preguntas que correspondería hacerle al médico.

2 – PEDIRLE AL PROFESIONAL PRESCRIPTOR QUE PRESCRIBA POR DROGA Y NO POR MARCA

Este es un punto sobre el cuál no podemos dejar de hacer hincapié por varios motivos: en primer lugar, porque al prescribir por droga, el médico le da la posibilidad al paciente de elegir la marca que mejor se adapte a su presupuesto sin obligación de recurrir a una marca particular; en segundo lugar, porque así lo establece la ley de medicamento genérico N° 25.649. Esto también puede resultar en que, de no haber stock en la farmacia de una marca en particular, el paciente pueda llevar otra opción de la que haya stock en el momento. (Siempre asesorado por el farmacéutico).

3 – CORROBORAR LOS DATOS DE LA RECETA EN EL CONSULTORIO

medical-appointment-doctor-healthcare-40568Todos nos equivocamos y los profesionales de la salud a veces pueden cometer errores a la hora de hacer una prescripción. Ya sea que el prescriptor omita accidentalmente un número de credencial de la prepaga, o que se confunda de mes, o que tenga que corregir la receta y se olvide de salvar la corrección, es un buen ejercicio para el paciente checkear de forma rápida antes de salir del consultorio, que la receta esté completa para evitar tener una experiencia de compra frustrada a la hora de ir a la farmacia. Lo hemos visto numerosas veces: el paciente llega a la farmacia con una receta con un error y tiene que volver al consultorio a hacerla arreglar. Esto es engorroso tanto para el paciente como para el médico.

 

4 – VERIFICAR QUE LA FECHA DE LA RECETA ESTE EN VIGENCIA AL MOMENTO DE IR A COMPRARpexels-photo-273011

No siempre uno elige ir a la farmacia inmediatamente después de pasar por el consultorio del médico. También están los casos de los pacientes que reciben recetas para varios meses. Por esto, es importante conocer los tiempos de vigencia de las recetas para comprar medicación. El tiempo de validez de una receta es de 28 días corridos a partir de la fecha que lleva. Este suele ser un punto que se presta a confusiones: algunos pacientes creen que la receta tiene 60 días de validez como las recetas para realizar estudios. Te recomendamos que, a pesar de los 28 días de validez, no lo dejes para último momento para no correr riesgos que pueden ser evitados.

 

5 – LLEVAR LA CREDENCIAL DE LA OBRA SOCIAL, PREPAGA O PAMI

Es una buena idea llevar la credencial de la prepaga, obra social o PAMI del paciente al cual le fue hecha la prescripción para poder agilizar el trámite de carga de la receta, despejar dudas sobre algún número difícil de entender o algún número anotado incorrectamente por el doctor (algunas prepagas y obras sociales permiten que el farmacéutico corrija el número de credencial que figura en la receta). Además, la credencial aporta datos útiles sobre planes especiales, pacientes crónicos o planes maternos. Lo cual nos lleva al próximo punto.

6 – DAR AVISO AL FARMACÉUTICO CUANDO LA RECETA ESTÉ HECHA A PACIENTES CON PLANES ESPECIALES (PMI, CRÓNICOS, ETC.)

En la mayoría de los casos, será el propio sistema de validación de recetas de la farmacia el que indique qué descuento le corresponde al paciente según su obra social o prepaga. No obstante, es bueno aclarar previamente si se cuenta con un Plan Materno Infantil, Crónicos o un convenio especial para corroborar que la obra social o prepaga está brindando el descuento que corresponde. De esta manera, el farmacéutico podrá dar aviso si, por algún motivo, la obra social o prepaga no hizo dicho descuento especial.

7 – PREGUNTAR AL FARMACÉUTICO SI EXISTEN OPCIONES MÁS ECONÓMICASIMG_2345

No sientas vergüenza de preguntar por distintas opciones de precios. En definitiva, el que va a pagar el medicamento vas a ser vos. Tanto el médico como el farmacéutico pueden asesorar, pero la decisión final sobre la marca de un mismo genérico es del paciente. Tu farmacéutico no va a tener problema de informarte sobre las distintas marcas y precios para un mismo genérico. De esta forma, vas a estar más informado y vas a desarrollar una relación de confianza con tu farmacéutico.

 

 

8 – NUNCA ALTERAR LA RECETA ORIGINAL

Una prescripción firmada y sellada por un profesional de la salud, es un documento. Por tanto, si se hacen anotaciones, correcciones o alteraciones sobre la misma con otra letra o tinta sin ser salvadas por el profesional, dicho documento pierde validez. Es muy importante entender y respetar este punto para evitar inconvenientes a la hora de ir a la farmacia.

9 – A VECES PUEDE FALLAR

En algunos casos, puede que la farmacia no cuente con stock del producto solicitado. Ya sea porque no trabajan el producto en stock constante o porque el medicamento se encuentra en falta. En el primer caso, el farmacéutico seguramente pueda ofrecerte la opción de emitir un vale y traer el medicamento a pedido. En el último caso, las faltas de laboratorio pueden ser frecuentes y responden a temas como faltas de insumos del laboratorio para elaborar el producto, falta de materia prima, cambio de laboratorio, cambio de packaging y otros motivos propios del laboratorio productor. En estos casos, la única opción que puede ofrecer el farmacéutico es recurrir a un cambio de marca sobre el mismo genérico.

10 – TENER PACIENCIA Y BUENA PREDISPOSICION

Pasar por la farmacia puede llevarnos tiempo. Un buen consejo es intentar tener paciencia y buena predisposición para poder finalizar la operación de manera sencilla y sin complicaciones.

Ahora ya sabes un par de cosas a tener en cuenta para ahorrar tiempo a la hora de ir a la farmacia.
Los puntos anteriores sirven para agilizar el trámite pero en última instancia, siempre existe la posibilidad de que demore un poco más de lo deseado. Por nuestra parte, en Farmacia San Fernando, hacemos todo lo posible para que el tiempo pasado en nuestro local sea de lo más grato.
Esperamos que los consejos te sean útiles y que cuando vengas a nuestra farmacia, también puedas evaluar la calidad de nuestra atención y dejarnos tus comentarios o sugerencias.

IMG_2416

SALUDOS!

RelatedPost